Al comienzo del siglo III a. C, existía un territorio al oeste de Grecia llamado Epiro, habitado por los molosos, un pueblo muy belicoso cuya forma de vida era la guerra. Su rey se llamaba Pirro. Este intervenía con sus molosos en cuanto conflicto apareciese en la Grecia post Alejandro.